08/05/2020

Conocemos la historia de familias beneficiarias de las iniciativas en la crisis del COVID

Sanitarios, auxiliares, dependientes… son los grandes héroes de esta crisis, pero queremos añadir uno más a esta lista: las familias. Y, sobre todo, a las familias con escasos recursos. Por eso, gracias a las donaciones, hemos puesto en marcha una campaña para cubrir sus necesidades más básicas, como la alimentación.

Con 7 hijos, tres viviendo con ella, separada y sin poder trabajar, Amina saca adelante a su familia. Tiene un 70% de discapacidad y recibe una pensión de 390 euros.

Los hijos que viven con ella tienen 15, 13 y 12 años. Los voluntarios de Cooperación Internacional en Zaragoza, ciudad en la que viven, le ayudan todos los días con los deberes ya que forma parte del Programa de Liderazgo Social. En él los jóvenes adquieren competencias a través del estudio, del deporte y del voluntariado.

La batalla de Amina no termina en sostener a sus hijos. Su hija de 13 años también tiene discapacidad. Y está luchando para que pueda asistir a un colegio de educación especial, donde puedan atenderla según sus circunstancias. De momento la epidemia de COVID-19 ha paralizado todo el proceso. A pesar de las dificultades, Amina lo tiene claro: “Mientras pueda caminar, no voy a dejar a mis hijos”.

Amina valora mucho la ayuda y asegura que siempre hemos estado ahí cuando nos han necesitado. Los cheques de comida durante estos días han supuesto un alivio en sus gastos. Además, con gran alegría cuenta que “gracias a esta donación mis hijos incluso pudieron tomar un helado el día de la madre”.

Lo primero que Amina quiere hacer cuando termine el aislamiento es continuar con la búsqueda de un colegio de educación especial para su hija y ver al resto de sus hijos.

María llegó a España hace 5 años de Honduras. Vive en Madrid con su marido, sus dos hijos, de 20 y 11 años, y tres personas más. Llegó la primera junto a su cuñada, y luego fue superando dificultades para juntar la familia.

Poco después de llegar a nuestro país, la cuñada de María tuvo un accidente y estuvo en coma durante siete meses. En su trabajo conocían su deseo traer a su familia a España y, viendo su poca esperanza de vida, les ayudaron en los trámites para juntar a la familia.

La situación no ha mejorado, ya que a María, trabajadora del servicio doméstico, le han hecho un ERTE y su marido no puede trabajar. Todos dependen de ella. Tiene la esperanza de recuperar su trabajo cuando todo termine (al igual que miles de personas ahora mismo). Por eso, las ayudas para comprar alimentos son como una bocanada de aire fresco para su familia. Ella asegura que por muy poca que sea la ayuda, para ellos es muchísimo. 

La familia de María, además, está dentro del programa ADN (Atención Directa a las Necesidades), un proyecto que se centra en ayudar familias que viven una situación vulnerable en las necesidades más básicas. Durante el año, les entregamos cajas de comida para que no les falte de nada.

Alicia y su marido llevan 20 años en España. Vinieron desde Ecuador para buscar una vida mejor para sus hijos de 20, 14 y 12 años, en Valladolid. 

Él trabaja en mantenimiento, ella en el sector de la limpieza. Además de que sus ingresos son muy bajos, los dos se han visto afectados por el virus. Ahora, ninguno de los dos puede trabajar.

Ella ha vuelto a dar positivo, por lo que lleva desde el principio de la cuarentena en aislamiento y su marido estuvo ingresado 9 días en la UCI. Por lo tanto, durante ese tiempo, su hijo mayor fue el que cogió las riendas. Gracias a los numerosos gestos de generosidad han podido comer todos los días, ya que como nos cuenta Alicia: “Estaba atada de pies y manos”. 

Ponerse a trabajar también será lo primero que hará en cuanto todo vuelva a la vida normal.

Estos son ejemplos de familias que con medios muy limitados están consiguiendo salir adelante en esta crisis y darlo todo por ellas. 

Gracias a la ayuda de todos los que hacen posible el reparto de alimentos a través de las donaciones y el trabajo, estas personas consiguen un derecho tan básico como es tener comida en sus mesas. Podemos hablarles de números, de cantidades, de logros económicos, pero lo que realmente queremos es qué seáis conscientes de que detrás de cada gesto solidario hay una familia que se beneficia y lo agradece profundamente. 

En lo que llevamos de campaña, hemos podido ayudar a cerca de 2000 familias en toda España, que como María, Amina y Alicia luchan cada día para mantenerles.

¿Nos ayudas a llegar a más familias?

  • Con una donación a través del código BIZUM de Cooperación Internacional (00138) con la descripción “COVID”
  • O a través de una transferencia a la cuenta de Cooperación Internacional: ES40 2100 2123 1502 0046 0163.

Si deseas desgravación fiscal de la donación puedes solicitarlo, una vez realizada, en [email protected] indicando el nombre y apellidos, DNI y Código Postal.

*Los nombres que aparecen en este artículo no son reales para respetar la identidad de los protagonistas