'Del voluntariado en el Hospital La Paz te llevas las sonrisas de los niños que te esperan cada semana'

noticia_964

Foto: Los voluntarios de La Paz Sonia Rozas, Kateline Lefevre, Ana Martínez y David Torres.

Teatro, cuentacuentos, manualidades, entregas de regalos, talleres, juegos… Los voluntarios de Cooperación Internacional ONG inventan mil maneras de hacer que La Pajarera del hospital de La Paz de Madrid sea un lugar donde los niños se olviden de que están enfermos. A ello se dedican en cuerpo y alma, junto a los de numerosas entidades, que dedican parte de su tiempo a alegrar la vida a los niños que pasan una temporada ingresados. 

Estos voluntarios ofrecieron su testimonio en una jornada celebrada con motivo del 50 aniversario del hospital Materno Infantil La Paz. En una simpática presentación, nuestra voluntaria Sonia Rozas explicó que ella y sus compañeros van todos los días, de martes a sábado, a pasar un rato con los pequeños.  De aquí nos llevamos la alegría de los niños que nos esperan cada semana, sus risas, achuchones... Todo lo que das al niño te lo devuelve con creces. Y además descubres el valor del compromiso y aprendes a trabajar en equipo”, explicó. 

Hablando de lo mucho que aportan los niños a los que se ocupan de sus ratos de diversión, recordó una anécdota de uno de 6 años que, el día que recibió la visita de Santa Claus. Le había preparado un pequeño regalito: un llavero de Papá Noel, porque había pensado que “él regala a todo el mundo, pero ¿quién le regala a él?”.

Sonia subrayó la importancia que se da en Cooperación Internacional ONG a la formación de los voluntarios y explicó que, gracias a la Fundación Inocente, van a poder desarrollar un plan de formación teórico-práctica en 10 jornadas, con contenidos básicos de voluntariado, y específicos sobre el cáncer infantil y funciones del voluntario, inteligencia emocional, talleres de animación, risoterapia, etc.

Además, agradeció el trabajo de coordinación de los voluntarios de Teresa Martín, desde Cooperación Internacional ONG: “Gracias Teresa, por tu cariño, compromiso con todos nosotros, proactividad y presencia constante”, dijo. Y también dio las gracias a la coordinadora  del voluntariado de La Pajarera, María Román: “Ella nos ha visto crecer, porque cuando llegamos aquí éramos casi unos niños. Hemos ido de su mano en el crecimiento como voluntarios y en ese camino ha sido como una segunda madre”, contó.

Y recogió las palabras de un niño de 16 años de los que acompañan por las tardes: “Para mí la Pajarera es una buena forma de olvidar y distraerse de los problemas o angustias y por eso agradezco a los voluntarios y a María el buen trabajo que hacen cada día”.

Entre otras entidades, intervinieron también voluntarios de organizaciones como Cáritas, que lleva 20 años en La Pajarera; Make a Wish, que trabajan para que los niños consigan, con ilusión y proactividad, alcanzar aquello con lo que sueñan; o la Fundación Blas Méndez Ponce, que lleva a los niños enfermos oncológicos de viaje, para normalizar su vida al máximo. “Cuando me voy con ellos, no me siento enfermo, nadie te mira porque estás calvo, porque tomas medicinas o porque no puedes correr”, dice uno de los niños que participa de sus planes de ocio.

¡Gracias y enhorabuena a todos los que lo hacéis posible!

Más información: voluntariado@ciong.org





LIVING FOR OTHERS

  • Con 20€ un niño recibirá un regalo nuevo por Navidad. 
  • Con 25€, nuestros voluntarios se acercarán a invitar a desayunar a 10 personas sin hogar
  • Con 120€ una familia recibe alimentos durante todo el año
  • Con 450€ una familia tendrá una vivienda más digna.
  • Con 325€ un voluntario podrá prestar su ayuda en el campo de trabajo de Tánger