“Aprendí que no se pueden hacer juicios sin conocer a las personas”

noticia_939

Foto: Alumnas del colegio Las Acacias, de Vigo, en el centro ocupacional de las Esclavas de Mos.

Esta es una de las muchas lecciones con las que se quedan las alumnas del colegio Las Acacias, de Vigo, después de su experiencia con las personas con otras capacidades del Centro Ocupacional de las Esclavas de Mos. “Me asombró su fortaleza y su capacidad de querer”, “aprendí que hay que ser valientes y llevar los problemas con alegría”, aseguran las participantes en la actividad.

En el marco de un proyecto de responsabilidad social y voluntariado organizado con el respaldo de Cooperación Internacional ONG, sus alumnas han visitado este curso cada viernes a las residentes de este centro, en grupos de unas 10 ó 15. Han pasado muy buenos ratos trabajando con ellas, realizando talleres de manualidades, deporte, cantando o simplemente escuchándose mutuamente, en una actividad que, según sus organizadoras “enriquece enormemente a las que van y a las que las esperan cada semana con más ilusión”.

Las alumnas del colegio también han recibido una excelente impresión de esta actividad:  “Fue como una caricia en el corazón”, “es como si Dios, por ofrecer tu tiempo a otras personas, te regalase una alegría diferente”, “la felicidad es recíproca. Sólo se encuentra en la relación con los demás”, cuentan las niñas. A otras, les ha hecho reflexionar y entender mejor a las personas con capacidades diferentes: “Somos diferentes, pero iguales”, “no tenemos que juzgar a las personas por su aspecto, sino por su corazón”, “las diferencias abren puertas”, “nadie es discapacitado, todos tenemos capacidades para algunas cosas y no para otras”, “aprendí que no se pueden hacer juicios sin conocer a las personas”, “nos querían desde el principio, y esa es una capacidad que no tiene todo el mundo”, “ha sido una oportunidad de darnos cuenta de la realidad”. Y la conclusión a la que llegan algunas es sólo una muestra del bien que son capaces de hacer las personas con capacidades diferentes: “Ahora, tengo ganas de ser más generosa y portarme mejor con los demás”.


LIVING FOR OTHERS

  • Con 20€ un niño recibirá un regalo nuevo por Navidad. 
  • Con 25€, nuestros voluntarios se acercarán a invitar a desayunar a 10 personas sin hogar
  • Con 120€ una familia recibe alimentos durante todo el año
  • Con 450€ una familia tendrá una vivienda más digna.
  • Con 325€ un voluntario podrá prestar su ayuda en el campo de trabajo de Tánger