Despedimos a María, una de las personas que acompañaban nuestros voluntarios de los Desayunos Solidarios en Valladolid

noticia_850

Foto: En esta imagen aparecen María y Juan, su compañero de viaje.

Este verano despedimos a María, una mujer muy querida en Valladolid que vivía en la calle desde hacía varios años. Especialmente, nuestros voluntarios la recuerdan como una mujer muy agradecida y siempre optimista, a pesar de la situación en la que se encontraba. "Siempre nos recibía con una sonrisa, palabras amables y de agradecimiento, hemos conocido a muchas personas sin hogar pero nunca tuvimos tanta afinidad e implicación como la hemos tenido con María", afirma Lara, una de las voluntarias que la acompañaba

Desde el Área Territorial de Castilla y León, Cooperación Internacional ONG entró en contacto con esta mujer gracias a la actividad de los Desayunos Solidarios en la que participan unos 15 voluntarios de la ciudad. Cada sábado, un grupo de unos 5 o 7 jóvenes que se van alternando cada semana, recorren las calles de Valladolid para atender y acompañar a las personas que viven en la calle y que no tiene un hogar que compartir. Esta experiencia facilita el acercamiento de los más jóvenes a este colectivo en riesgo de exclusión. Este tipo de personas "suelen ser personas reacias a hablar sobre temas de su pasado,  me imagino que por razones de desconfianza o miedo. María era todo lo contrario, era como un libro abierto, una persona cercana y agradecida. Nosotros éramos su única familia", asegura esta voluntaria.

En Valladolid, en torno a unas 100 personas viven en esta situación de vulnerabilidad y escasez de recursos. La capacidad para alojar a estas personas en el albergue de la zona no supera las 60 plazas disponibles. Cooperación Internacional ONG, Cruz Roja y la Fundación Red Íncola son algunas de las instituciones que ofrecen ayuda a estas personas en la región. Por distintos acontecimientos y especialmente la falta de acompañamiento familiar, algunas de estas personas viven en la calle y se han acostumbrado a esta forma de vida. Ante esta situación, nuestros voluntarios, coordinados por David Andrés, se implican en la integración de estas personas  a través de pequeños gestos como compartir un café, unos bizcochos, una conversación… o una sonrisa capaz de devolverles la ilusión, a veces, tan complicada de recuperar

Con estas letras queremos recordar el ejemplo de valentía de María, una buena amiga de nuestros voluntarios de Valladolid"María ha tenido una vida realmente dura, todos los voluntarios que la conocíamos teníamos la esperanza de que su situación mejorase, así que me siento realmente afectada con esta noticia", lamenta Lara. La implicación de estos jóvenes no se redujo a esas horas que compartieron con ella a la semana sino que el grupo se ha ido implicando a fondo con su historia. Se le ha intentado buscar una habitación en la que María pudiese vivir, aunque resultó más complicado de lo que en un principio parecía. Sin embargo, ella se mostraba muy agradecida con ese cariño que recibía por parte de un grupo de “desconocidos” que habían pasado a formar parte de su familia. “Muchas gracias por vuestro apoyo, porque me ha devuelto la esperanza”, se emocionaba María al comprobar la solidaridad de estos voluntarios. Alguno de estos chicos le regaló -ya hace un tiempo- un diario para que pudiese tener también este compañero especial con el que compartir sus vivencias, del mismo modo que se las contaba a nuestros voluntarios cada sábado. 

Desde Cooperación Internacional ONG queremos tener este pequeño homenaje con María por todos estos años de pelea incesante, donde hubo que levantarse después de caer muchas veces, pero siempre con afán de superación y afrontando las dificultades, que en su vida fueron muchas, pero siempre con una sincera sonrisa.


LIVING FOR OTHERS

  • Con 20€ un niño recibirá un regalo nuevo por Navidad. 
  • Con 25€, nuestros voluntarios se acercarán a invitar a desayunar a 10 personas sin hogar
  • Con 120€ una familia recibe alimentos durante todo el año
  • Con 450€ una familia tendrá una vivienda más digna.
  • Con 325€ un voluntario podrá prestar su ayuda en el campo de trabajo de Tánger