Un trabajo para Valentín

noticia_847

Foto: Valentín, con la camiseta de voluntario de Cooperación Internacional ONG.

Valentín es un joven rumano que, hasta hace unos meses, dormía debajo de un puente, en Valladolid, hasta que una familia le dio cobijo en una de sus habitaciones. Ahora dedica su tiempo a aprender español y a buscar empleo mientras ayuda, como un voluntario más, a los jóvenes que reparten nuestros desayunos solidarios entre los más desfavorecidos; los mismos junto a los que compartía alojo en la calle hace pocos meses.

Valentín llegó a España hace dos años en busca de una nueva vida. Decidió cruzar toda Europa, dejar atrás el frío paisaje de su Rumanía natal para probar suerte en la luminosa Valladolid. Su ilusión era encontrar un buen trabajo, pero nada más llegar se encontró con una nueva dificultad en el camino: no hablaba ni entendía el español, lo que suponía una importante barrera frente a cualquier opción de prosperar. 

Sin trabajo ni ahorros, Valentín se vio empujado a vivir junto con otros compatriotas en la situación vulnerable de la calle. Se encontraba durmiendo debajo de un puente cuando unos jóvenes voluntarios de Cooperación Internacional ONG se acercaron a él y sus compañeros durante el reparto de desayunos solidarios para compartir un café, bollos y mantener una conversación con ellos. Fue en ese 'impase’, en el umbral de la exclusión social, cuando nuestros voluntarios conocieron la historia de este hombre y su ilusión por trabajar.

Poco a poco y con la ayuda de nuestros voluntarios, Valentín comenzó a recuperar la esperanza. Se apuntó al Centro Público de Educación de Personas Adultas "Muro", al que acude todas las mañanas a mediodía para aprender español. La mejora en el idioma le permite servir de traductor a otros rumanos que viven en la calle al tiempo que acompaña a los voluntarios en sus acciones solidarias cada semana. “Hace un año no hablaba nada de español y ahora hago de traductor a otras personas para mejorar el idioma, relacionarme y poder trabajar”, cuenta Valentín en español muy claro, en su entrevista con Telmo Avalle, voluntario del Dpto. de Comunicación.

Hace cuatro meses logró abandonar el puente bajo el que se cobijaba gracias a un gesto de solidaridad. Una familia de dos hermanos que viven con sus mujeres e hijos en la misma casa ofreció a Valentín una habitación en la que poder pernoctar. “Son dos familias en una y me consideran uno más”, reconoce agradecido Valentín.

A menudo, desayuna en el comedor social. Después acude a sus clases de español “al menos dos horas” y se vuelca en la búsqueda de empleo. En su país, se encargaba de coordinar el transporte de mercancías peligrosas. Aunque le gustaría continuar aquí con su profesión, Valentín acepta cualquier trabajo eventual, ya que para él lo verdaderamente importante es tener ganas e ilusión. “Si me ofrecen un empleo de uno o dos días, lo cojo. Porque los conocimientos se pueden aprender, pero no las ganas de trabajar, y yo las tengo”, afirma.

Desde Cooperación Internacional ONG queremos ayudar a Valentín en su ilusión por encontrar un trabajo. Si resides en Valladolid y conoces de algún empleo puedes ponerte en contacto con el Área Territorial de Castilla y León. ¡Muchas gracias! 

Más información
David Andrés Antón
Delegado de Cooperación Internacional ONG en Castilla y León
644 475 579 


LIVING FOR OTHERS

  • Con 20€ un niño recibirá un regalo nuevo por Navidad. 
  • Con 25€, nuestros voluntarios se acercarán a invitar a desayunar a 10 personas sin hogar
  • Con 120€ una familia recibe alimentos durante todo el año
  • Con 450€ una familia tendrá una vivienda más digna.
  • Con 325€ un voluntario podrá prestar su ayuda en el campo de trabajo de Tánger