Los sevillanos, un ejemplo de solidaridad a través de sus acciones de voluntariado con familias necesitadas

noticia_792

Foto: Voluntarios del Programa de Atención Familiar Básica en Sevilla

La crisis económica ha dejado a muchos hogares en situación desfavorable, donde la escasez de los recursos básicos es una realidad con la que conviven muchas familias. Ante esta situación, el Área Territorial de Andalucía Occidental y Extremadura de Cooperación internacional ONG decidió emprender un Programa de Atención Familiar Básica en Sevilla. A través de esta iniciativa, nuestros voluntarios canalizan estas ayudas para mejorar la situación de muchas familias que están pasando dificultades en algunos distritos de Sevilla, especialmente en el Cerro-Su Eminencia, Tres Barrios-Amate, Sevilla Este y Torreblanca. Con este objetivo se puso en marcha este proyecto desde hace más de dos años, que cuenta con un almacén de alimentos y ropa, gracias a la colaboración del Banco de Alimentos de Sevilla junto con empresas y particulares que toman parte en este proyecto.

Esta potente iniciativa se basa en una ayuda directa que beneficia a la semana a un promedio de cerca de 300 familias, mediante el reparto de 4.000 kilos de alimentos y ropa. “Cuando nos enteramos de esta iniciativa quisimos ayudar y vinimos. Somos voluntarios de todas las edades entre jóvenes y personas jubiladas, todos con el objetivo de colaborar con quien más lo necesita”, afirman Miguel Afán de Rivera y Julián Calvo, voluntarios de Cooperación Internacional ONG en Sevilla. También es muy destacada la ayuda que prestan universitarios extranjeros, que son becarios Leonardo da Vinci, y que vienen de la mano de las academias como 3Si, Centro Mundolengua y CIEE.

Pedro Ortega, Delegado de Cooperación Internacional en Andalucía, cuenta que esta acción solidaria es posible gracias a la ayuda de decenas de voluntarios que se unen constantemente a esta iniciativa. Además, “agradecemos especialmente la colaboración del Banco de Alimentos, el Fondo Europeo de Garantía Agraria, la Fundación Cajasol a través del Programa Andaluces Compartiendo. También colaboran algunas empresas como Endesa, Miproma, Coca-Cola, Telefónica, Ybarra e Iturri, entre otras.

"Estas entidades suponen un gran impulso para este proyecto con el que logramos mejorar la calidad de vida de más familias con escasos recursos”, afirma el responsable de este proyecto. “A lo largo de estos últimos años, hemos visto un crecimiento muy grande en cuanto a la demanda por parte de las familias”, por este motivo “la implicación de los voluntarios que reparten estos alimentos cada día es todo un ejemplo de solidaridad con otras personas de su entorno”, sostienen Esperanza Jiménez y José Luis Expósito, coordinadores del proyecto.

Este local a través del cual se lleva a cabo este Programa de Atención Familiar Básica se encuentra situado en la Calle Galaroza, 12 y desde ahí se beneficia alrededor de unas 60 familias al día., Los beneficiarios, para poder ser atendidos han de contar con una carta de derivación de los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Sevilla, que deberán renovar periódicamente, mientras mantengan su situación de necesidad.

Este centro se encuentra abierto de lunes a jueves, en horario de 10 a 13 horas. Además, algunos sábados al año se organizan distintas acciones de voluntariado corporativo para beneficiar a distintos colectivos en riesgo de exclusión social de la ciudad. 

Más información:
Pedro Ortega
Área Territorial de Andalucía
Cooperación Internacional ONG


Videos

Nueva Iniciativa Solidaria en Sevilla

Reportaje en Canal Sur de esta nueva iniciativa solidaria que pone en marcha Cooperación Internacional en Sevilla, donde desempeñan tareas de reparto de alimentos.


LIVING FOR OTHERS

  • Con 20€ un niño recibirá un regalo nuevo por Navidad. 
  • Con 25€, nuestros voluntarios se acercarán a invitar a desayunar a 10 personas sin hogar
  • Con 120€ una familia recibe alimentos durante todo el año
  • Con 450€ una familia tendrá una vivienda más digna.
  • Con 325€ un voluntario podrá prestar su ayuda en el campo de trabajo de Tánger