“Si mis hijos no estuvieran con vosotros, ¿dónde estarían?”, afirma Soraya, beneficiaria de nuestro Programa de Inclusión Social en Zaragoza

noticia_616

Rafael y el pequeño Wallid, beneficiarios del Proyecto de Inclusión Social en Zaragoza

Foto: Cooperación Internacional ONG

Hace 12 años que desde Cooperación Internacional ONG trabajamos en el apoyo a las familias inmigrantes y de origen gitano en el barrio de San Pablo, en Zaragoza. Soraya, una de las madres marroquíes beneficiaria de este proyecto, nos cuenta la valiosa ayuda que supone esta iniciativa para su familia.


En el año 2002 pusimos en marcha el proceso dirigido a la inclusión social, enmarcado en un Programa de Liderazgo Social. A través de diferentes actividades de refuerzo escolar, voluntariado, ocio y deporte infundimos en los más pequeños valores de autoconfianza y ayuda a los demás.  El proyecto está cofinanciado por el IASS (Instituto Aragonés de Servicios Sociales) y el Fondo Social Europeo (Construyendo Europa desde Aragón).

Los beneficiarios de este proyecto son hijos de inmigrantes o de etnia gitana de 9 a 15 años, carentes de un modelo positivo de referencia que les motive a marcarse retos y luchar por conseguirlos. “Yo entiendo que en casa la convivencia sea difícil. No tienen su propia habitación, faltan condiciones de habitabilidad mínimas. Y tienen una edad en la que necesitan esos espacios privados. Pero no se lo puedo proporcionar… No han tenido hermano mayor y llevan muchos años sin su padre.”, le explica Soraya, una de las madres beneficiarias, a Pedro Herráiz, uno de los coordinadores del proyecto.


PROGRAMA DE INCLUSIÓN SOCIAL

Desde Cooperación Internacional ONG, trabajamos para apoyar a estas madres que requieren de ayuda externa. Para ello organizamos un taller de estudio dirigido (lunes a jueves, por las tardes); una escuela deportiva de valores (lunes, miércoles y viernes, a última hora del día); y los sábados por la mañana se celebran encuentros deportivos con estos chicos. La mayoría de los jugadores están federados y compiten con nuestros equipos en la liga escolar. Soraya está muy contenta con el resultado, “es importante el deporte, les gusta mucho y habéis conseguido unirles con vosotros y con sus amigos”, agradece.

Por otro lado, llevamos a cabo actividades de servicio a la comunidad todos los sábados, en beneficio de personas con discapacidad y mayores. Soraya afirma que “cuando hacéis actividades de voluntariado les estáis ayudando mucho. Se preocupan más por los demás, son capaces de sufrir ante las injusticias. Tienen un corazón bueno”.

Nuestros voluntarios también ayudan en las tareas del hogar en las propias familias a las que asisten.“Cuando venís a mi casa mi espíritu cambia, me pongo muy contenta. Les digo a mis hijos que sois ángeles, que tienen que ser como vosotros. Me ayudáis a preparar la comida, a poner la mesa… eso lo ven mis hijos y eso es educarles”.

A lo largo de todo el año damos nuestro apoyo a este tipo de familias, que no dejan de agradecer el trabajo que nuestros voluntarios realizan con sus hijos. Soraya, al igual que el resto de las madres, está muy orgullosa del resultado. “Cuando habláis con ellos mejoran. Tiene resultado. Aunque sigan haciendo cosas mal piden perdón, reflexionan. Noto que quieren ser buenos y pelean por conseguirlo. Vosotros sois como hermanos mayores ya que van creciendo y necesitan más ayuda, otras voces que les den confianza y argumentos”.

Gracias a los coordinadores de este proyecto y, sobre todo a la labor que llevan a cabo nuestros voluntarios, sin olvidar a la colaboración del CEIP Santo Domingo, y el patrocinio de HSBC, Ibercaja y Fundación Aglaia.

Más información:

LIVING FOR OTHERS

  • Con 20€ un niño recibirá un regalo nuevo por Navidad. 
  • Con 25€, nuestros voluntarios se acercarán a invitar a desayunar a 10 personas sin hogar
  • Con 120€ una familia recibe alimentos durante todo el año
  • Con 450€ una familia tendrá una vivienda más digna.
  • Con 325€ un voluntario podrá prestar su ayuda en el campo de trabajo de Tánger