Entrevista a Perico Herráiz: 'Los jóvenes son el presente y el futuro de la sociedad, hay que invertir en ellos'

noticia_1337

Perico Herráiz con beneficiarios del proyecto 'Football is Life' en Bombay

Foto: JJ Abadía

Los meses de verano son especialmente significativos para muchos de los voluntarios que participan en proyectos sociales en el extranjero. Estar realidad la conoce bien Perico Herráiz, delegado de Cooperación Internacional en el Área Territorial de Aragón, que prepara los últimos detalles estos días con los voluntarios de Zaragoza que formarán parte de una nueva edición de "Football is Life". Se marchan el próximo 12 de julio 
para Bombay y allí estarán varias semanas formando parte del proyecto educativo y deportivo. Desde Marketing Directo.com le han entrevistado para conocer más de cerca los proyectos que desde Zaragoza se llevan a cabo en la ONG. Recogemos algunas de las reflexiones de esta entrevista.


¿Cómo surgió la ONG Cooperación Internacional y cuál es su objetivo? Cooperación Internacional ONG nació en el año 1993, justo el próximo mes de octubre cumplimos nuestro 25 aniversario. Esta entidad, en sus comienzos, surge desde el ámbito universitario, con el objetivo de ofrecer todo ese talento y saber acumulado a la sociedad. Soñamos con desarrollar la generosidad y el espíritu de servicio de los jóvenes, educando el corazón para que sean capaces de mirar de manera comprometida a los demás. Y, a la vez, que tengan la valentía y coraje necesarios para desafiar el statu quo aportando soluciones de una manera esperanzadora y optimista, sin miedo a “perder” o a arriesgar.

El pasado año recibieron el Premio Estatal al Voluntariado Social 2017, ¿qué supone esto para ustedes?, ¿qué destacaría de la evolución de la ONG desde sus inicios a la actualidad? Ese Premio es un reconocimiento maravilloso para todas las personas que participan en las actividades de la ONG. La mayoría lo hacen de forma silenciosa, sin ruido, pero con un compromiso con la sociedad directo, leal y constante. Al año, más de 5.500 jóvenes participan en nuestras actividades de voluntariado. Muchos de ellos, se implican cada semana, desde el anonimato, sin ser noticia, pero aportan un valor definitivo a tantas personas en situación vulnerable que viven a nuestro lado.

La evolución para nada ha sido fácil. Hay que sortear distintas dificultades, diseñar bien los proyectos, detectando las necesidades sociales y, a la vez, que sean atractivos para la juventud y con resultados reales, buscar la financiación necesaria para desarrollar nuestra misión, etc. Pero siempre la calidad humana y profesional de las personas que gestionaban la ONG ha sido la clave para estar hoy donde estamos. Personas deseando mejorar el mundo.




¿Qué proyectos llevan a cabo en Cooperación Internacional y qué buscan con ello?, ¿en qué proyectos trabajan ahora? Tenemos proyectos muy variados focalizándonos especialmente en la juventud. Además de sensibilizar y formar, ofrecemos a los jóvenes proyectos de intervención directa en causas sociales. El mejor camino para educar es ponerse en acción, conocer de primera mano situaciones de desigualdad, poner cara y nombre a personas que pasan necesidad, etc. Es una nueva forma de hacer sociedad y de estar en sociedad. Queremos eliminar prejuicios para convertirlos en juicios, juicios elaborados desde el corazón, desde el centro de la persona.

En Zaragoza, por ejemplo, me encargo de coordinar el Programa de Liderazgo Social, un proyecto educativo que desarrolla el carácter y el talento de 110 menores y jóvenes en riesgo de exclusión social y en el que participan 50 jóvenes voluntarios con una media de edad de 20 años. La transferencia de valores que se produce entre ellos es auténtica, formativa y configura una nueva forma de lograr la inclusión social, de superar barreras y de alcanzar una sociedad más enriquecedora para todos. Los resultados son impresionantes y las familias están encantadas con el proyecto. En la India (Bombay) estamos desarrollando un proyecto similar dirigido a menores en situación de exclusión social que viven en slums (zonas inmensas de chabolas), y potenciando el voluntariado juvenil para que sean ellos mismos los que se comprometan y busquen solución ante tanta desigualdad social. El proyecto se llama “Football is Life” y es el “hermano pequeño” del Programa de Liderazgo Social.



¿Por qué presentan tanto interés en los jóvenes? Los jóvenes son el presente y el futuro de la sociedad. Invertir en ellos es invertir en la calidad humana de los próximos años. Seguro que los desafíos y retos serán numerosos y originales, pero si hemos educado jóvenes con esperanza, con valentía, generosos, que pongan a la persona en el centro, seguro que el resultado será el adecuado. Los jóvenes además tienen deseos de cambio pero a veces no es fácil canalizar de forma positiva esa energía. Queremos que sepan que aquí estamos por ellos y para ellos. No hace falte hacer además cosas raras. Por ejemplo, en el Programa de Liderazgo Social, Paco entrena cada semana a chicos en proceso de inclusión procurando inculcar valores necesarios para la vida. Hiba ayuda un día a la semana en una residencia de personas mayores acompañando y aportando alegría. Con muchos pocos, mejoramos la sociedad.

¿Cómo valoraría usted la sociedad, somos generosos y solidarios, o más bien egoístas?, ¿realmente hay esperanza de que la sociedad mejore? Somos generosos. Somos generosos. Dos veces, insisto… Es nuestra esencia. Pero a veces las experiencias de la vida, las relaciones, situaciones personales… nos llevan a encerrarnos en nosotros mismos y no ver más allá. Pero sabemos que no es el camino. Las personas que se dan a los demás perciben la vida de manera más optimista y mejora su calidad de vida. Somos generosos pero no héroes. Somos vulnerables. Pero partiendo desde esa vulnerabilidad es como mejor podemos conectar con las personas y ayudarlas a levantarse, una y otra vez. Las heridas y debilidades nos hacen más humanos y más capaces de entender y comprender a los demás. Simplemente hay que levantar los ojos. 

¿Cómo diría que son los jóvenes españoles? Los jóvenes españoles tienen una sensibilidad social creciente, con una gran facilidad de conexión con los demás. El deseo de ser protagonistas en el mundo y dejar huella se tiene, pero a veces falta en que no se tiene claro el cómo hacerlo. Mostrarles el camino, crearles la expectativa adecuada, facilitar su motivación y paciencia, es fundamental. En una sociedad consumista como la nuestra con un desarrollo del bienestar histórico es increíble el número de jóvenes que necesitan las drogas para vivir o el número de personas que dependen de la apariencia o “postureo” de las redes para ser felices o tantas personas que sienten que no vale la pena su vida y buscan poner solución. Darse a los demás, dedicar tiempo a la comunidad, comprometerse con los valores es bueno para la sociedad pero también para uno mismo.



¿Cuentan en la ONG con ayuda de empresas u organizaciones que les dan difusión?, ¿con el apoyo de qué compañías cuentan y cómo?Para nosotros, contar con ese apoyo público y privado es fundamental. Numerosas empresas entienden nuestra misión y desean sumarse a ella. Cada año crece el número de compañías que nos ayudan ya que cada año también necesitamos la colaboración de más entidades. Los proyectos se consolidan, crecen y también diseñamos nuevas vías de participación social. Atresmedia, Boeing, Bergner, General Mills, Kellogs, Pryconsa, Knorr Bremse… y muchas más que se implican de un modo directo y muchas veces personal en el desarrollo de algunos de los proyectos. En 2017, más de 172 empresas colaboradoras han formado parte de nuestras acciones sociales, confiando en nosotros, y ayudándonos mediante patrocinio de proyectos, voluntariado con sus empleados y participando en diferentes eventos benéficos que organizamos. Gracias a la empresa Bergner hemos mejorado mucho la calidad de los proyectos que desarrollamos en Zaragoza o el de Bombay, que explicábamos antes, y todos los meses sus empleados participan como voluntarios mejorando la calidad de vida de menores en riesgo de exclusión. Recientemente, la empresa Woodenson ha lanzado una edición especial de gafas de sol con el slogan “Living For Others” destinando los beneficios a nuestros proyectos.

¿Cómo logra no llevarse los problemas que puede ver trabajando en una ONG a su vida personal? Antes tal vez intentaba no comprometerme tanto a nivel personal para evitar eso. Pero pasados los años me dije: “no puedes estar en contacto con personas que lo están pasando tan mal y no comprometerte del todo”. Así que ahora intento tener un compromiso total, dando lo mejor de mí a cada persona, y sabiendo que todo lo que podemos hacer es muy poco pero puede ser definitivo para una, dos o tres personas. Creo que el compromiso con los demás deber ser definitivo y sin buscar nada personal. La clave está en aprender a vivir con serenidad acompañado de todos esos problemas que ves cada día, con esa mentalidad real que promovemos en nuestro lema #LivingForOthers.

¿Cómo se puede colaborar con su ONG? Nos sentimos unos privilegiados de recibir la colaboración de tantas personas, empresas e instituciones. Y sumar más personas a nuestra misión nos encanta y lo necesitamos. Se puede colaborar siendo socio, participando como voluntario o a través de la empresa de diversas maneras muy atractivas. Cualquier persona interesada puede contactar conmigo por email aragon@ciong.org y saber más de la ONG en www.ciong.org

¿Cuáles son los objetivos de la ONG a corto y largo plazo? A corto plazo queremos ser la ONG de referencia de los jóvenes, y liberar todo su talento al servicio de los demás. Nos gustaría ayudar a tantos chicos y chicas que desean mejorar el mundo a canalizar su energía hacia un compromiso concreto en su entorno más inmediato. Pensando más en el futuro pretendemos crear una red internacional juvenil que visualice la globalización como una oportunidad única de promover cambios sociales, mejorar las condiciones de vida de miles de personas con corazones abiertos, valientes y solidarios.



LIVING FOR OTHERS

  • Con 20€ un niño recibirá un regalo nuevo por Navidad. 
  • Con 25€, nuestros voluntarios se acercarán a invitar a desayunar a 10 personas sin hogar
  • Con 120€ una familia recibe alimentos durante todo el año
  • Con 450€ una familia tendrá una vivienda más digna.
  • Con 325€ un voluntario podrá prestar su ayuda en el campo de trabajo de Tánger