Visita al Hospital de La Paz con nuestros voluntarios de La Pajarera

noticia_1194

Foto: Javier Valeiro

No dejamos de admirar y agradecer la labor que desempeñan nuestros voluntarios. Estos jóvenes se implican cada día con los que más necesitan de esa atención y acompañamiento: reparten desayunos y meriendas a personas que viven en la calle, visitan a familias que no logran llegar a fin de mes para sacar adelante a su familia, dan clases de apoyo escolar a niños en riesgo de exclusión social, participan en acciones deportivas y de ocio y tiempo libre con personas  con discapacidad… Y en esta ocasión, hemos querido acercarnos un poco más al trabajo que realizan estos voluntarios desde el Hospital de La Paz, en Madrid, para conocer de cerca la atención que prestan a estos niños ingresados, junto a sus familiares. 

De martes a sábado, unos 50 voluntarios pasan sus tardes entre la zona de juegos del Hospital, conocida como La Pajarera, y las visitas a los más pequeños que están en planta y no pueden bajar a esta sala por diferentes motivos. Cuando uno se acerca a la realidad que viven estas familias comprende de golpe qué significa la enfermedad y lo difícil que es convivir con ella. Y cuando esto afecta a los niños, todavía se hace más difícil adaptarse a lo duro que es ver pasar la infancia en un centro, rodeados de máquinas y con tratamientos muy agresivos. Por eso es fundamental la función que llevan a cabo los voluntarios, siempre en colaboración con los especialistas sanitarios y coordinados por María Román, responsable de los voluntarios en el Hospital. Estos chicos se disfrazan, juegan con los niños, les cantan, les hacen sonreír… y a los más pequeños, no les da llegado la hora de verse con estos "amigos" que les proporcionan un "cambio de aires" tan necesario. 



En nuestra visita, nos acompañó el fotógrafo profesional Javier Valeiro, para plasmar esta dura parte de la realidad y cuánto hacen nuestros voluntarios. Para Jessica era su primer día de voluntariado en el Hospital, después de haber pasado una intensa etapa de su infancia y adolescencia en este mismo centro. Confesaba emocionada “he pasado uno de los mejores días de mi vida con estos niños”. Para Lucía y Marta también era su primer día como voluntarias. ¡Y prueba superada! “No me imaginaba que sería tan divertido hacer muñecos de lana con estos niños y acompañarles durante este rato. Da igual qué es lo que se haga, lo importante es disfrutar con ellos y que se olviden de dónde están por un momento”, asegura Lucía.

Álex y Adrián son algunos de los más veteranos en La Pajarera, con más de cuatro años como voluntarios. “Yo me lo paso tan bien cuando vengo. No me lo perdería por nada”, afirma Álex al que no le falta nunca motivación por lo que hace. 

¡Muchas gracias a todos los que os volcáis con vuestro tiempo con estos niños!



LIVING FOR OTHERS

  • Con 20€ un niño recibirá un regalo nuevo por Navidad. 
  • Con 25€, nuestros voluntarios se acercarán a invitar a desayunar a 10 personas sin hogar
  • Con 120€ una familia recibe alimentos durante todo el año
  • Con 450€ una familia tendrá una vivienda más digna.
  • Con 325€ un voluntario podrá prestar su ayuda en el campo de trabajo de Tánger