Proyecto de Liderazgo en Zaragoza: Los grandes genios pueden venir de cualquier parte

noticia_1021

Foto: Perico Herráiz, coordinador del proyecto; Leticia Porto, responsable de Comunicación de Cooperación Internacional ONG, con voluntarios y beneficiarios del Proyecto de Liderazgo Social, en Zaragoza.

En nuestra visita a Zaragoza, pudimos conocer un poco más de cerca el Proyecto de Liderazgo Social que desarrolla Cooperación Internacional ONG desde el Área Territorial de Aragón. “Los lunes no suele ser el día en el que más chavales vienen, pero los que vienen aspiran a todo”, nos explica Perico Herráiz, coordinador de esta iniciativa en el CEIP Santo Domingo, en Zaragoza. El contraste del ambiente que se observa por las calles del barrio de San Pablo es especialmente llamativo comparado con la tranquilidad y la concentración que se percibe en el aula en la que estos chicos en proceso de inclusión social estudian cada tarde. Ellos conocen muy bien las reglas del juego. Este proyecto se centra en el fútbol para fomentar la práctica del deporte a través de los valores de autoconfianza, integración y ayuda a los demás pero también promueve el estudio y el compromiso con la formación. Tanto los voluntarios como los beneficiarios de esta inciativa se sienten “parte de un proyecto grande”, asegura Manuel González uno de los voluntarios.

“El objetivo que nos hemos propuesto este trimestre es sacar seis Sobresalientes, ¿no es así?” -pregunta Perico Herráiz a Kamal, con una sonrisa. “Bueno, es complicado, pero lo voy a conseguir”, asegura este chico de 13 años y, parece ser que es la primera vez que lo afirma con esa rotundidad, como quien confía que no hay sueños demasiado grandes sino soñadores pequeños. Y es así como nos damos cuenta de lo ambicioso realmente de este Proyecto de Liderazgo Social que promueve algo más que la formación e integración social de estos menores y pretende llegar mucho más lejos.

“Yo quiero ser futbolista. He viajado hasta Madrid para presentarme a las pruebas, porque no se me da mal, pero el nivel era altísimo”, asegura uno de los beneficiarios. Este proyecto les enseña a ser capaces de descubrir qué quieren ser cada uno y que “sientan que pueden dedicarse a lo que realmente les gusta, aunque les cueste”, asegura Perico Herráiz. Si algo les enseña este proyecto es que identificar esas pasiones no siempre es fácil cuando el entorno no ayuda demasiado, y otros ambientes alternativos como la delincuencia o las drogas se convierten en una realidad cotidiana para algunos de estos niños.

Este proyecto se dirige a menores de 8 a 11 años y a jóvenes de 12 a 17 años. En el primer grupo, con los más pequeños, el estudio se centra más en el refuerzo educativo y el apoyo escolar; y en los adolescentes, esta parte de estudio se complementa con sesiones informativas, de orientación laboral y académica, además de las acciones de voluntariado. “Esta dimensión social para estos chicos es fundamental porque se dan cuenta de todo lo que pueden aportar a los demás, y esto les hace sentirse útiles y ser muy felices”, explica el coordinador.

“Los martes por la tarde vamos a hacer voluntariado a la Residencia de Cruz Blanca. Les damos de comer, les acompañamos... Nos lo pasamos muy bien”, afirma Abdel, uno de los chicos mayores. Además, algunos días cuentan con talleres profesionales y visitas culturales, como por ejemplo la que realizaron la semana pasada a la exposición fotográfica “La piel de África” de DKV en Zaragoza.

Además, hemos podido conocer a una de las madres de estos chicos, la de Mohamed. “Estoy feliz con este proyecto. Mi hijo ha mejorado muchísimo y ha pasado de ir mal y tener problemas en clase a ser uno de los mejores”, asegura orgullosa. Y el coordinador de la actividad nos confiesa que su hijo dice que “los profesores me dan las gracias por el cambio que he pegado, porque ahora saco buenas notas”.

Conocer a estos chicos del Proyecto de Liderazgo Social es sentir esa esperanza, esa ilusión real de que las cosas siempre se pueden conseguir. Decía Anton Ego en la película Ratotuille (Brad Bird, 2007) que era cierto el lema que utilizaba el chef Gusteau de que “cualquiera puede cocinar” porque un gran genio puede venir de cualquier parte, por humildes que sean sus orígenes. Lo importante es creer en los sueños y pelear por ellos.


Más información
aragon@ciong.org





LIVING FOR OTHERS

  • Con 20€ un niño recibirá un regalo nuevo por Navidad. 
  • Con 25€, nuestros voluntarios se acercarán a invitar a desayunar a 10 personas sin hogar
  • Con 120€ una familia recibe alimentos durante todo el año
  • Con 450€ una familia tendrá una vivienda más digna.
  • Con 325€ un voluntario podrá prestar su ayuda en el campo de trabajo de Tánger